PÁNICO ATAQUES

Episodios repetitivos de angustia.

Pánico ataques; es una alteración caracterizada por episodios repetitivos de angustia intolerable que tiene un comienzo brusco; de breve duración y de



carácter espontaneo. En primer lugar; no ligados a sucesos claramente identificables en su momento. Los síntomas característicos están constituidos por combinaciones variadas de sentimiento de aprensión, miedo o terror; junto a manifestaciones físicas que van desde síntomas cardiovasculares (palpitaciones, dolor precordial); y respiratorios (sensación de ahogo o de falta de aire); hasta náuseas o molestias abdominales, pasando por sensaciones de mareo, inestabilidad, sudoración, temblor, hormigueos y escalofríos. Otro síntoma que se ha descrito es la despersonalización (estar separado de uno mismo); o la sensación de irrealidades que puede sentir el afectado.



El enfermo interpreta los síntomas que le agobian como manifestaciones de una enfermedad física grave, asociadas al miedo a morir, a volverse loco o a perder el control de sí mismo. Acude con frecuencia a los servicios médicos de urgencia o a diversos especialistas; según el síntoma dominante en el cuadro clínico. Solamente tras una larga peregrinación por los centros de asistencia y por otras especialidades médicas, suele acudir a la consulta del psiquiatra o del psicólogo. La duración del episodio de ataque pánico oscila entre unos minutos y varias horas, para finalizar de forma gradual; con estado de cansancio y dificultad de concentración. Progresivamente, o de forma aguda, el cuadro puede asociarse, en un porcentaje elevado de casos, a una conducta de evitación fóbica, al rehuir el sujeto a aquellas situaciones de las que le resultaría difícil salir si apareciese un nuevo ataque de pánico; se establece así la agorafobia (aislamiento) que limita considerablemente la actividad social y laboral del enfermo, y que le provoca una dependencia de personas cercanas que le proporcionan seguridad (que sean sus acompañantes para cualquier lado).

La clave, racionalizar.

Es frecuente su asociación con trastornos depresivos. La prevalencia de este trastorno de ataques de pánico en la población generalmente es del 2,3 %



como resultado, siendo de dos a tres veces más frecuente en el sexo femenino. La causa de las crisis de pánico se ha argumentado causas biológicas y psicológicas. Se considera que los ataques de pánico son resultado de un proceso de retroalimentación positiva entre estímulos internos (las sensaciones corporales provocadas por mecanismos de excesiva liberación de adrenalina o de otras sustancias); y elementos cognitivos derivados de la interpretación (amenaza, peligro) que los sujetos hacen de sus síntomas, los cuales son intensificados hasta tal punto que se provoca el ataque de pánico. Los planteamientos terapéuticos del trastorno de pánico son fundamentalmente farmacológico, por lo tanto; entre los que destacan las benzodiacepinas (fundamentalmente el alprazolam); y algunos antidepresivos. También se ha estructurado una serie de programas de tratamiento cognitivo conductual, entre los que destacan la relajación aplicada; la exposición a sensaciones somáticas y las estrategias de control de la ventilación respiratoria. Finalmente y en conclusión use nuestro CUESTIONARIO.