DEPENDENCIA EMOCIONAL

DEPENDENCIA EMOCIONAL.-

La dependencia emocional está referida principalmente a ese apego exagerado e irracional que se siente hacia la otra persona que se “ama”. Llevando este apego al punto de no respetar la integridad personal del dependiente emocional. Ejemplo: se busca la felicidad de la pareja y no del dependiente emocional. Nunca nos oponemos a sus deseos del dominante. Él tiene el control de nuestro hogar, yo no. La persona dependiente no conoce su individualidad. Muchas veces vemos y escuchamos en los medios de comunicación personas maltratadas por agresores. Y al escuchar la historia nos damos cuenta que no es la primera vez que es maltratada por la misma persona y que ya son muchas las ocasiones que después de éste maltrato han vuelto a vivir juntos. Uno dice en ese momento de reflexión. Cuando una persona me grita o me maltrata reiteradamente, lo primero que haría es irme de su lado para no volver nunca más. Cómo entonces

esta persona puede quedar al lado de su agresor que lo maltrata y humilla. Si es así la forma correcta de reaccionar, porque esta persona se sigue quedando al lado de su agresor. En la mayoría de los casos por la dependencia económica y segundo lugar por la dependencia emocional. Entonces estás dos dependencias están muy relacionadas. Por qué uno depende emocionalmente de su agresor.

NO TEMAS AL CAMBIO.-

Por su baja autoestima. Como el agredido no sabe cuidarse, respetarse, quererse y amarse. Cree o piensa que lo que le ocurre está dentro de lo normal. Si analizamos su pasado del agredido, vemos que los padres siempre lo humillaron y maltrataron, entonces piensa y cree que lo que ocurre es normal, o está dentro de lo normal, porque así le enseñaron a vivir en su niñez. Cuando la persona de baja autoestima aprenda a cuidarse, respetarse, quererse y amarse, sabrá amar a otra persona. Mientras tanto no. Qué se le recomienda. Ingresar a un taller de

autoestima para que aprenda a cuidarse, respetarse, quererse y amarse. Esta recuperación de la autoestima no le tomará ni días ni semanas. Le tomará años de recuperación, piensen que la persona con dependencia emocional ha vivido años con ese tipo de personalidad. Para mayor explicación daré este ejemplo: Es una persona de 25 años con una inteligencia normal pero con una personalidad de un preadolescente de 11 años. Inseguro y miedoso de la vida. Grandes características de la niñez y de la adolescencia. Si el dependiente emocional no desarrolla su personalidad hasta nivelarla con su inteligencia y su personalidad, vivirá atemorizado de vivir en esta sociedad.Esta misma dependencia emocional la podemos encontrar entre padres e hijo. Desarrollaremos o estamos desarrollando hijos con dependencia emocional. Piense en su familia. CUESTIONARIO.