ALZHEIMER ENFERMEDAD MENTAL

Es una enfermedad neurodegenerativa, (alzheimer) enfermedad mental) que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria; y de




otras capacidades mentales; a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren en diferentes zonas del cerebro o se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada de 10 – 12 año, aunque esto puede variar mucho de un paciente a otro. El día internacional del Alzheimer se celebra el 21 de setiembre, fecha elegida por la OMS y la Federación Internacional de Alzheimer.

SIEMPRE TENER PRESENTE.-

La edad avanzada es el principal factor de riesgo para sufrir la enfermedad de Alzheimer (mayor frecuencia a mayor edad). Aunque en una minoría de casos se puede presentar en edades menores a 60



años. Entre el 2% y el 3% de los menores de 65 años muestran signos de la enfermedad; mientras sube hasta el 25% y el 50% en los mayores de 85 años.

El diagnóstico se basa primero en la historia del paciente y la observación clínica. Durante una serie de semanas o meses se realizan pruebas de memoria y de funcionamiento intelectual. También se realizan análisis de sangre y escáner para descartar diagnósticos alternativos. No existe un test pre mortem para diagnosticar concluyentemente el Alzheimer. Sus causas no han sido completamente descubiertas; aunque se han relacionado con el acúmulo anómalo de las proteínas beta-amiloide y tau en el cerebro de los enfermos. En una minoría de enfermos; la enfermedad de Alzheimer se produce por la aparición de mutaciones en los genes PSEN1, PSEN2 Y APP. En este caso la

enfermedad aparece en épocas tempranas de la vida y se trasmiten de padres a hijos (por lo que existen habitualmente historias familiares de enfermedades de Alzheimer en edades precoces).

SÍNTOMAS ALZHEIMER.-

Los síntomas más comunes de la enfermedad son alteraciones del estado de ánimo y de la conducta, pérdida de memoria, dificultades de orientación, problemas del lenguaje y alteraciones cognitivas.



La pérdida de la memoria llega hasta el no reconocimiento de familiares muy cercanos, o el olvido de habilidades normales para el individuo. Otros síntomas son cambios en el comportamiento como arrebatos de violencia en gente que no tiene un historial de estas características. En las fases finales se deteriora la musculatura y la movilidad, pudiendo presentarse incontinencia urinaria y/o fecal.